Alguna vez una sabia persona me ha dicho: puedes tener todo el dinero del mundo, perderlo y volver a recuperarlo. ¡Pero tu TIEMPO NO! Minuto que pasó, minuto que se fue… Por lo tanto, la manera como gastes o lo inviertas TU TIEMPO hará la diferencia en tu vida, entre el fracaso y el éxito.

El manejo adecuado del tiempo es, hoy, uno de los temas claves del mundo empresarial, aunque la importancia de este tema no es nueva en absoluto ni se limita sólo al ámbito laboral. Vivimos en un mucho hiperconectado, y lograr ese equilibrio de vida personal – profesional es fundamental.

Todos tenemos la misma cantidad de horas cada día, y sólo algunos sabemos sacarle verdadero partido. El tiempo no se puede ganar, pero sí se puede perder. Lo que debemos aspirar es a emplearlo mejor.

Este es un principio muy importante: no podemos gestionar el tiempo, lo único que podemos hacer es gestionarnos a nosotros mismos en relación con el reloj o mejor aun, al uso del tiempo: es decir, organizarnos inteligentemente.

Para ello, debemos comenzar por comprender dos puntos importantes:

1) El tiempo es el único bien real que tenemos.

2) El tiempo no es algo vago, general, es el ahora, es el presente, es el hoy.

Porque el ayer es un cheque sin fondos, el mañana es un pagaré, pero el hoy es el efectivo que debemos aprovechar.

  • 4 Tips para optimizar tu tiempo:

1) Planificar: Hacer una lista de objetivos a cumplir. Todos los expertos dicen que los minutos más productivos del día son los dedicados a planificar. Así, 20 minutos diarios de planificación pueden ayudarle a ahorrar una hora, hacerlo diariamente le ahorrará 5 horas a la semana, lo que significa 250 horas al año, más de 2 semanas extra de tiempo para alcanzar sus objetivos.

Deming “el gurú de la calidad” decía que un día de buena planeación evita un año de mala ejecución.

2) Priorizar: Decidir cuáles de ellos son los más importantes para que encabecen la lista. Ya que “nada es más fácil que estar ocupado, y nada más difícil que ser efectivo”. Nunca se repetirá lo suficiente la frase: deben fijarse prioridades.

3) Agendar: Determinar cuándo se hará cada uno de los puntos o tareas a realizar. La clave no es dar prioridad a lo que está en la agenda, sino ordenar en la agenda las prioridades.  Esto es simplemente seguir la teoría de la “Diana del tiempo”. Eliminar “la adicción de lo urgente” (para aquellos que no lo han hecho, no les pido, les EXIGO que lean “Primero lo primero” de Covey.

4) Dar seguimiento: Hacer las cosas de acuerdo con lo planeado y verificar los pasos de cada objetivo.

 

Prevenir no sólo es mejor que curar, sino que también es ganar tiempo

Si prevé las crisis y toma ciertas medidas para evitarlas o enfrentarse a ellas, estará invirtiendo sabiamente su tiempo. Las cosas muy rara vez evolucionan hasta el nivel de una crisis sin alguna advertencia previa. Un poco de previsión y de mantenimiento preventivo le asegurarán que pasará su tiempo dedicado al logro de sus metas, en vez de pasarlo reaccionando a las crisis.

Napoleón Bonaparte adjudicaba su increíble capacidad de trabajo al siguiente método o actitud: “Cuando he terminado con un tema, cierro el compartimiento y abro otro, de manera que mis diversas tareas nunca se superponen y no me producen confusión ni fatiga”.

La regla más esencial para trabajar eficazmente es, pues, hacer cada cosa a su tiempo, a fondo, sin prisa y sin agitación.

El buen uso del tiempo es clave para el éxito de personas y organizaciones, por tal motivo el primer tema que desarrollaremos en nuestro Programa de Coaching Empresarial es “Gestión Eficaz del Tiempo”

Si le interesa conocer mas sobre nuestros programas de Coaching Empresarial, comuníquese con nosotros.

Por: JAQUELINE MESOMO – Coach de Negocios – ActionCOACH Parguay – teléfono 0982 124 049