Estamos en los últimos días del año y antes de que termine, empecemos a prepararnos para el que viene. Un buen tip que les recomiendo es una limpieza, por ejemplo una depuración de los documentos en tu computadora (es hora de ordenar esa carpeta de descargas que está llena de cosas sin un lugar!), escritorio, de tus cajones y tu equipo. Si es que puedes, analiza el mobiliario, identifica cuáles ya están muy dañados o son incómodos al usar, cómo las sillas o escritorios.

El siguiente consejo para el fin de año es clave y es algo que me gusta hacer durante todo el año: planear. Cuando planeamos todos tenemos un norte, sabemos cuales son nuestros objetivos y los perseguimos. Entonces reúnete con tu equipo de trabajo para planear las estrategias de trabajo de las siguientes semanas y hacer lluvia de ideas para lo que pueden hacer el siguiente año de manera interna y en cuestión laboral. Este tipo de colaboración además fortalecerá mucho y motivará al equipo para el año entrante. 

Si tienes temas pendientes y pueden terminarlos antes de que termine el año, hazlo para que inicies el 2018 con toda tu atención en los nuevos proyectos y así evites sentir la carga de un año laboral “inconcluso”. La intención de cerrar ciclos en la oficina es que tu energía y la del espacio se muevan para recibir los nuevos retos y actividades que se avecinan de la mejor manera, aunque pudiera parecer muy sencillo, estas actividades te ayudan a llenarte de nuevos sentimientos.

Este año nuevo no te olvides de agradecer por todo, ¡les deseo un año nuevo con mucha abundancia!